¿Y tu mente está en víctima? La mente de víctima es una fuente infinita de sufrimiento.


Los estados mentales son estados que se anclan en nosotros y ponen de manifiesto muchos patrones de pensamiento, emocionales y de comportamiento.

Todos en algún momento de nuestra vida hemos sido víctimas de algo. Sin embargo hay personas que sostienen en el tiempo este estado mental y el resultado de ello es un fuerte sufrimiento.

El que se sostenga este estado mental en el tiempo, lleva consigo asociado unos patrones de comportamientos bastante característicos, que no solo generan malestar a quien lo sostiene, sino a los que le rodean.

¿Pero por qué se sostiene este estado mental en algunas personas y no en otras?.

Porque todo tiene un beneficio. Sí, ser una víctima tiene muchos beneficios sociales y emocionales como por ejemplo recibir apoyo social, compañía, atención, amor, no atender responsabilidades.. etc…

Lo que a todo ser humano le gusta, sin embargo, esta no es la mejor manera de conseguirlo… Ya que una vez que se consigue, la persona que no ha aprendido otra manera de recibir todo esto, asocia este estado a la obtención de todo esto que desea.... y lo sostiene en el tiempo.

Todo este mecanismo es subconsciente, No son concientes de cómo opera esa mente en ellos y ellas.

Las personas que aprenden esta asociación y se quedan ancladas aquí son personas que no tienen una autoestima sana y no han cubierto sus necesidades vitales de una forma equilibrada y óptima. Su desarrollo emocional es inmaduro y sienten muchas carencias emocionales.

Las acciones que ponen de manifiesto esta mente son:

1 Culpar: las mentes ancladas en este estado culpan a los demás de su estado, culpan constantemente, esta mente siempre está en queja. Nunca está satisfecha y nada le parece bien. Tiene una gran dificultad de disfrutar de la vida. Esta mente distorsiona continuamente la realidad para afirmar que está en lo correcto y que su postura es la justa y acertada. Su sufrimiento lo achaca a factores externos y en ningún momento se cuestiona que es esa mente la fuente de su sufrimiento. Son mentes muy perturbadas y limitadas. No solo es una mente que culpa a los demás, sino que se culpa así misma por todo. De ahí el malestar continuo que esta mente genera….

2-Encuentran excusas para todo: son mentes que encuentran excusas para todo. Para no hacerse responsable, para no hacer algo, para no salir de la situación que tienen…. Y es que esta mente tiene un beneficio muy alto a corto plazo, por lo que no tiene ningún interés ni INTENCIÓN de cambiar y dejar entrar a otra mente. Encuentran "porques" en todo, para todo y son mentes que siempre están creando historias para auto-justificarse. En esta mente se puede observar con mucha claridad la adicción de la propia mente a sí misma. Si se la cuestiona ésta se reafirma. Esta mente no acepta contemplar otras opciones diferentes, de ahí que esta mente sea tan limitada y burda.

3- Inacción. Son mentes estancandas: la mente y la conducta o acción están estrechamente relacionadas. Para que una acción se manifieste, ésta debe aparecer previamente en la mente. Y como hemos comentado esta mente no permite que haya otras posibilidades por lo que nunca habrá acciones distintas.

4- Ausencia de resultados. Siguiendo el movimiento de las cosas, si no hay cambio en la mente ni en la acción, tampoco lo hay en los resultados. Por lo que esta mente siempre obtiene lo mismo. Al principio los resultados eran óptimos porque conseguía refuerzo, cariño, compañía… a largo plazo mantener esta mente trae todo lo contrario. Y aun viendo que los resultados no son los deseados y obteniendo frustración y sufrimiento, siguen haciendo lo mismo. Porque esa mente se ancló a un momento temporal concreto (pasado) y no ha aprendido que AHORA ya no sirve la misma estrategia.

¿Qué consecuencias tiene este estado mental?

Sufrimiento propio, Sufrimiento ajeno y sufrimiento en general.

Esta mente no es consciente del dolor que genera en las personas más cercanas.

Esta mente se puede cambiar, como todas las mentes. La mente es un continuo en movimiento constante, pero cuando se ancla, se obstruye su flujo y aparece el dolor y sufrimiento.

Para cambiar esta mente y cambiar este estado, es necesario que la mente sea confrontada con pruebas de realidad que le derrumben toda esa construcción. Dirigiendo estas pruebas a la ausencia de obtención de los beneficios que esta mente busca de forma inadaptada y dándole estrategias y nuevas opciones para que alcancen el beneficio deseado.

No es un trabajo fácil ya que esta mente es muy cerrada y normalmente no quiere que se la cuestione. Por lo que te recomiendo que si tienes personas con este estado mental cerca, lo mejor es que seas consciente, la identifiques y no inviertas tu energía y tiempo ahí. Porque los estados se contagian como los resfriados y tu sistema inmunitario metal tiene que estar muy fuerte y vigilante para impedir el acceso a este tipo de mente.

Si por el contrario te has identificado con este tipo de mente y estás dispuest@ a cambiarla porque estás en un estado de dolor. Te recomiendo que pidas una valoración gratuita AQUI para ver si realmente tu mente está lista para abrirse y expandirse a una vida mejor y llena de posibilidades.

Este tipo de mentalidad no solo se manifiesta en las personas, hay empresas y organizaciones que funcionan desde aquí. Es importante hacer un buen diagnóstico y valoración de ello para prevenir y sanar la empresa.


0 vistas
Cristina Ballenilla Reina 

Tlf: 651 043 319

Copyright 2019
Todos los derechos reservados 
  • Redes sociales
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon