¿ POR QUÉ VIAJAR SOL@?


¿ Por qué viajar sol@? Hace unos días me fui a Dublin, quería conocer la ciudad y me hacía falta salir de la rutina en la que andaba metida. El caso es que viaj@r solo es una oportunidad buenísima para quitarte las máscaras y verte a ti ante un lugar nuevo y desconocido. Es una experiencia que se la recomiendo a todo el mundo sin duda. No sé por qué hay tantos prejuicios con eso… Antes de salir ya me decían: ¿ pero que te vas sola? ¿ estás loca?. Y de verdad no entendía la pregunta…. Llegué a Dublin , ha sido un viaje en el que he aprendido tanto… Es increíble cómo viajar te abre la mente y hace que te liberes de juicios que sin quererlo, se van acumulando en la mente y te van haciendo más pequeñ@. Dormía en casa de unas chinas ( había creado prejuicios acerca de los chinos) y nada más lejos de lo que tenía en la mente, han sido encantadoras. Me alegro tanto de que hayan roto eso que andaba en mí, esa basura que se fue creando. Es grande poder distanciarte de tu mente y ver cómo procesa en cada situación, la verdad que ha sido un gran ejercicio de meditación consciente este viaje que me ha permitido liberarme de tantas cosas y traerme tantas otras. Puedo decir que me he enamorado de Dublin, y no por la cuidad en sí, sino por las personas. Ha sido INCREIBLE. El primer día caminaba hacia un punto de información en el que me atendió un chico muy simpático, me dió unas recomendaciones de dónde ir y qué visitar. Le pregunté dónde podía tomar una pinta y me mandó a un bar típico de allí. Le di las gracias y me dijo; “ mañana estaré aquí”. Por un momento sentí que me estaba diciendo; pasa a verme mañana. Me fui al bar, y cuando entro que auténtico!!!! Me siento en la barra y me dice el camarero; Holaaa que te pongo? Le pido y mientras me va sirviendo me empieza a preguntar. Entablamos una conversación…, me sentí muy bien atendida. Mientras tomaba la cerveza se sienta al lado de mi un hombre que llegaba cansado del trabajo con la mente llena de cosas, al menos así lo percibí yo. Me mira y me pregunta ¿de dónde eres? Le pregunto ¿estas bien? se te ve cansado… me dice si, un largo día. ¿Por qué viajas sola? Le digo; porque me gusta, es diferente. Empezamos a hablar, me invita a una cerveza por cortesía me dijo. Mientras, el camarero sonreía al ver que estábamos echando un buen rato…. De repente viene una pareja y se ponen a tocar música en directo! Que bonito! un momento precioso!. Mi nuevo amigo decide irse, estaba cansado y trabajaba al día siguiente , se levanta y me da un abrazo. No lo esperaba, pero me encantó, fue el final perfecto de un principio perfecto. Mientras se marchaba, pensé ; quizás no vuelva a ver a este hombre en mi vida. Pero bueno ese momento me lo llevo conmigo. Después apareció otro hombrecillo con el que estuve charlando también, y al rato ya me fui a casa. Estaba cansada y no quería estropear la noche. Me despedí del camarero, dándole las gracias por su atención y me dice: te veo mañana no? El caso es que me quedé parada y dije; SI, mañana paso por aquí. De camino a casa tuve una sensación rara y bonita a la vez, pensé ¡que buen rato he echado en el bar este!. Me he sentido tan arropada, estoy segura que si hubiese venido con alguien no hubiese sido así, no hubiese conocido a ese hombre, ni el camarero hubiese sido tan atento…. Y tampoco yo hubiese estado abierta a vivir eso así. Y es increíble cómo el camarero ha conseguido crear en mi el compromiso de ir a verlo mañana! Solo por el trato que me ha dado y lo cómoda que me ha hecho sentir. Pensé, qué poco cuesta agradar y hacer sentir bien a alguien y qué poco tiempo dedicamos a tener estos gestos…. Me di cuenta de lo importante que es viajar sola para que te pasen cosas mágicas, para darte la oportunidad de descubrirte y descubrir a los demás…. ES ESTAR AQUÍ Y AHORA ABIERTA A LA EXPERIENCIA. Esa noche dormí con una gran sonrisa y muy satisfecha de mi. Me di cuenta también de que mi inglés no era tan malo, jeje. Al día siguiente me levante y empecé la ruta. Me fui a Phoenix Park, vaya sitio bonito! Iba caminando y todo el mundo me daba los buenos días con una sonrisa, pero no la sonrisa de compromiso y educación, yo la sentía sincera. Allí la gente en ese parque está en paz. Tuve unos momentos de conexión con la naturaleza tan mágicos, estaba tan fundida en ella.. que no quería irme de allí. Se podía escuchar el viento acariciando los árboles, y cómo estos dejaban caer sus hojas… Pasé la mañana entera allí y por la tarde me fui a recorrer monumentos. A la tarde noche me pase por el punto info para saludar a mi amigo, me echó una gran sonrisa cuando me vió y yo sentía como si lo conociese de mucho tiempo le sonreí de vuelta. Le dí las gracias por recomendarme ese bar y le dije mañana paso a verte otra vez. Me marché y pensé; ¿ y si la gente de aquí es asi en todos los bares? Así que decidí entrar en otro para comprobarlo. Me atendió un camarero algo más mayor, pero encantador. Se me acercó y me dijo ¿cómo estas? Y empezamos a hablar. Vino una pareja de extranjeros y les pidió al chico joven de la barra que les echara una foto, para mi sorpresa el chico les dijo;¿ Por qué no pasáis a la barra y os la hago desde allí? Él salió y ellos entraron en la barra. Yo no salía de mi asombro… me decía; es que los irlandeses son así!!!. Me encantaba. Les pedí a la pareja que echaran un vistazo a mis cosas mientras iba al baño. Si, dejé mi bolso con todo allí! Fue como una prueba de hasta dónde podía llevarme la confianza, cuando regresé todo estaba allí intacto, les di las gracias… Había un par de hombres en la barra a mi izquierda y empezaron a hablar conmigo y ahí iba la pregunta ¿ por qué viajas sola? Y por qué no, le dije yo. Estuve un rato más, iba a marcharme y dijo el camarero; espera que ahora tenemos música en directo, quédate un rato más. Y así fue, me quedé un rato más disfrutando de aquellos irlandeses con su acordeón que invitaban a participar a todo el público en su actuación.¡ Algo fantástico! Ya si que me fui, pero antes de marcharme me dijo el camarero; bueno te veo mañana no? Yo sonriendo le dije; si, mañana paso por aquí. Le di un abrazo y me marché. Tenía que ir al otro bar a ver a mi amigo Kevin; el camarero tan simpático. Por el camino pensaba, si es que son asi de salaos los irlandenses!!! Entré en el bar y cuando Kevin me vio me dijo en voz alta; holaaa, lo mismo de ayer? Y le dije si, lo mismo. Eché un rato allí, tocaba otro grupo super gracioso!! Me quede´escuchándolos, mientras Kevin me preguntaba cómo me había ido el día y qué había visitado. La verdad, me sentía como en casa, me sentía tan acompañada… había creado un vínculo con una persona con la que había estado hablando poco más de tres cuartos de hora.Estuve hablando con algunos que andaban por allí comentando la música y me marché. Me fui a casa tan emocionada pensando… Es la gente lo que hace a los sitios especiales. Me iba llena de amor y más agradecida!!! Soy una privilegiada pensé, y asi es. El último día hice lo mismo, caminar todo el día visitar parques, visitar a mi amigo del punto info y acabar en mis bares! Vi al camarero mayor que me sirvió la Guinness con un poco de jugo de arándanos, buenísimo. Me despedí de él y me dijo vuelve pronto!!! Le dije eso espero, le di las gracias un abrazo y me marché. Lo mismo con el otro camarero, Kevin, estuve allí me vio aparecer y me dijo; hoy vienes antes no? Le dije si, tengo que coger el bus a las 4.30 am, me dijo; pues no duermas y quédate aquí jajajaj. Eso es lo que hubiera hecho antiguamente seguro, pero una ya no está para esas cosas. Me tomé mi cerve, le escribí una nota dándole las gracias por cómo me había tratado y me dijo; si vuelves ya sabes dónde venir! Le dije dalo por hecho!! Iba caminando a casa y no cabía en mi. Se me volvió a cruzar el pensamiento de… puede que no los vuelva a ver otra vez… ,pero me sentía bien por haberlos conocido. Cuánto me ha enseñado Dublin, cuanta humanidad me ha dado, cuánto me ha hecho desprenderme de tantos juicios y miedos que iba acumulando y que en mi mente saltaban…. Ha sido un gran ejercicio observarme. Ha sido toda una lección para mi y una gran forma de conectarme conmigo misma, con mi naturaleza y con las personas. Todo un regalo, ¿ por qué viajas sola? Porque cuando viajas sola descubres que es cuando más acompañada te encuentras.


0 vistas
Cristina Ballenilla Reina 

Tlf: 651 043 319

Copyright 2019
Todos los derechos reservados 
  • Redes sociales
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon